Cada 23 de abril se celebra en Cataluña Sant Jordi, una conmemoración, que entre otras, recuerda la leyenda de Jorge y el dragón.

Como la gran mayoría de historias donde las rosas y el amor son protagonistas, en la leyendas de Jorge y el dragón sucede igual. La rosa roja nace como consecuencia de una acto heróico de un caballero llamado Jorge.

La leyendas de Jorge y el dragón

Según cuenta la leyenda, la lejana región de Capadocia estaba sodomizada por un furioso dragón, que aterrorizaba a los aldeanos con su fuego arrasador. Ante la situación que vivían sus habitantes, para frenar la ira del dragón, decidieron entregar dos corderos con la idea de satisfacer su hambre. El dragón aceptaba gustoso la ofrenda y durante el tiempo de regalos mantuvo una tregua de paz.

Pero el ganado no era suficiente, las ovejas comenzaron a escasear y ante el miedo de despertar la furia del dragón los aldeanos decidieron entregar una oveja y un hombre. Cada vez que llegaba el momento de la ofrenda, se sorteaba entre todos los habitantes de la región el nombre de la persona que se sacrificaría. Hasta que un día, por azar temido del destino, el nombre de la inocente princesa del reino fue elegido.

 

La princesa, asustada, fue entregada al dragón, que devoró frente a ella salvajemente la oveja. El miedo corría por su cuerpo en cada paso que el dragón se acercaba a ella. Pero el mismo azar que la condenó a muerte le salvó la vida, poniendo entre ella y el dragón la espada del caballero Jorge. Tras una ardua batalla entre el dragón y Jorge, el filo de la lanza logró atravesar la dura piel del monstruo. La sangre brotó del dragón sin vida, germinando en la tierra una rosa roja, que Jorge entregó a la princesa.

 

El rey, como agradecimiento, otorgó grandes riquezas a Jorge, pero él prefirió repartirlas entre los habitantes del reino.

De esta aventurera leyendas nace la tradición, donde cada Sant Jordi los hombres regalan rosas a las mujeres, como si de un caballero y una princesa se trataran.

Sant Jordi conmemora la literatura 

Además de esta leyenda, Sant Jordi conmemora en Cataluña cada 23 de abril la pérdida de Cervantes y Shakespeare. De aquí, que las mujeres regalen un libro a los hombres.

Dos grandes de la literatura europea que despidieron la vida casi en la misma fecha. Cervantes, falleció el 22 de abril a causa de diabetes y fue enterrado el 23 de abril. Por su parte, se cuenta que Shakespeare murió de una fuerte fiebre, producto de su estado de embriaguez, aunque también se apunta a que pudiera padecer cáncer.