Ahora que hemos cambiado la hora y anochece más temprano, empezamos a ser conscientes de que el invierno está al caer.  Aunque estos meses simbolizan el frío y es una época en la que nuestras flores disminuyen su ritmo de crecimiento para ahorrar energías y superar el invierno, también es época de plantar bulbos. De esos que necesitan tener durante el otoño su propio hueco en nuestro jardín y que comenzarán a llenarlo de tulipanes, narcisos o jacintos con la llegada de la primavera. Así que, si todavía no has preparado tu maceta, aún estás a tiempo de hacerlo. Eso sí, no te despistes mucho porque los bulbos que plantes hoy podrán florecer a partir de enero. Si no, no te preocupes, también puedes optar por los de floración más tardía, que pueden ser plantados hasta comienzos de febrero.

Tulipán

Los tulipanes son, probablemente, los bulbos más codiciados para los amantes de la jardinería. Aunque existen diferentes variedades, todos se siembran en otoño para que florezcan en primavera. Con los conocimientos adecuados y siguiendo nuestros consejos, los puedes plantar en tu casa sin problemas.

Los tulipanes se pueden sembrar con un sustrato universal, y para ello debemos enterrarlos a 8 cm de profundidad. Entre cada bulbo debemos dejar entre 15 y 20 centímetros de distancia. Si los ubicamos en un lugar soleado, es importante vigilar la tierra periódicamente y mantenerla siempre húmeda. En cambio, si vivimos en un lugar frío, un riego inicial hasta el momento que comiencen a brotar los bulbos es suficiente para que nuestros tulipanes florezcan.

Narciso

El narciso es una planta perenne, resistente y fácil de cultivar en la mayoría de las áreas, excepto donde el calor es extremo. 

Aunque también es verdad que la mayoría de sus variedades necesita períodos de frío.

Es recomendable sembrar sus bulbos en los meses de septiembre a diciembre, aunque puedes alargar su periodo de plantación. La mayoría de los narcisos toleran una gama de suelos, pero crecen mejor en tierras moderadamente fértiles y bien drenadas, que estén húmedas durante la etapa de crecimiento.

Es importante que tengas en cuenta que, si decides establecerlos en macetas o recipientes, las raíces tienden a crecer cerca de 30cm, por lo que tus plantas solo crecerán sanas y fuertes si su suelo es suficientemente profundo.

Tulipanes

Jacinto

Hoy en día lo más habitual es encontrar los jacintos cultivados en macetas y jardineras, esto es, en interiores. Su proceso de plantación es el siguiente: se coloca el bulbo sobre un recipiente con agua para favorecer que se enraíce, le salgan hojas y en el centro de la roseta de hojas aparezca la flor. Para ello, debemos asegurarnos de que nunca le falte agua, pues durante la floración la tierra debe mantenerse siempre húmeda. Si cultivas tus jacintos en exterior, empezarán a florecer en primavera, mientras que en interior se pueden obtener flores a partir de invierno

Fresia

Todo terreno es bueno para cultivar fresias si seguimos algunas pautas, como las siguientes. Antes de comenzar el cultivo, es aconsejable preparar el suelo para la siembra hasta una profundidad de 40 cm. La plantación se puede realizar tanto al aire libre o como en lugares cerrados, espaciando los bulbos de 12,5 a 15 cm.

Durante la plantación, es importante que el suelo tenga la suficiente humedad, pero sin encharcarse nunca, ya que su cultivo exige un sistema de drenado adecuado y un terreno suelto y rico en materia orgánica.

Amarilis

Este bulbo de la planta amarilis es uno de los que mejor se adapta al interior de las casas. Con los cuidados adecuados da grandes flores de preciosos colores. Durante los meses de invierno es el momento adecuado para plantar los bulbos para que den flores en unas semanas. Para ello, en primer lugar debes elegir una maceta un poco más grande que el bulbo, ya que de esta forma crece mejor. A continuación, coloca el bulbo en el sustrato, de forma que queden cubiertas sus dos terceras partes, dejando la parte superior al aire. No olvides poner una capa de arena para que haya un buen drenaje. Hasta que florezca, debes regarlo alrededor de una vez por semana, para después aumentar los riegos.

Ahora que ya conoces algunos de los bulbos que todavía estás a tiempo de plantar, sabemos que es difícil elegir solo uno, así que nuestro consejo es que es intercales varios tipos para crear tu propio jardín. Además, si combinas plantas de floración temprana con otras de floración algo más tardía te asegurarás tener flores de manera continua.