A menudo, buscamos muchas técnicas para sentirnos bien y ser capaces de aumentar nuestro ánimo, pero no nos damos cuenta que las soluciones las tenemos delante de nuestros ojos y en algo tan sencillo como dedicarnos un rato para nosotros mismos escuchando la música que más nos gusta o dando un paseo al aire libre. En los pequeños detalles podemos encontrar ese momento de paz que nos haga sentir mucho mejor, pero, ¿a que no habías pensado que la naturaleza es capaz de fortalecer tu autoestima y bienestar? Las rosas, además de tener un aspecto indiscutiblemente bello y que, como ya hemos comentado, sirven para decorar muchos espacios, también son el método encargado de ayudarnos a levantarnos cada día con un ánimo distinto.
 

Beneficios de cuidar rosas

Cuando buscamos recursos para mejorar nuestra autoestima, en ocasiones pensamos que cuidándonos nosotros por fuera conseguiremos llegar a nuestra meta, pero si prestamos atención, por dentro es esencial poner cierto orden que nos ayude a conseguir eso que estamos buscando.
 

Responsabilidad

Cuidar rosas es una técnica que nos propone mantener una rutina. Sentirnos con la responsabilidad de cuidar a un ser vivo, nos convierte en personas que han tomado decisiones y control. Cuando una persona se nota útil ante esto, se siente mejor, por eso dedicar tiempo al cuidado de las rosas nos aporta bienestar. En el mismo instante que nos proponemos esta labor, estamos determinando un cambio y la capacidad de querer hacer un salto hacia algo que consideramos constructivo, es positivo para el aumento del ánimo.

Dedicarte tiempo para ti

Aunque se crea que el tiempo es destinado hacia el cuidado de las rosas, también es para uno mismo. Estamos haciendo algo que nos gusta, liberando la mente, pensando en el momento, admirando la belleza de nuestra siembra, cómo crece con nuestro empeño y fijando objetivos para que mejoren cada día un poco más. Este instante sirve para desconectar de los momentos de tensión que se pueden vivir a lo largo del día, por eso es esencial que el cuidado hacia las rosas también sirva para uno mismo. El contacto con las rosas, en tu propio hogar o jardín, te ayudará a que los pensamientos se oxigenen, se relaje tu cuerpo y tu mente.

Estar en contacto con las rosas en espacios abiertos

También influye en el estado físico y, por lo tanto, en el anímico. Pasear por zonas donde se encuentran flores, rosas, y cerca de la naturaleza, favorece a nuestra salud. Lo bueno de esta técnica es que no tienes que realizar nada que no esté dentro de tus planes, puedes hacer senderismo de unas 3 a 5 veces por semana y aproximadamente una media hora de duración, marcando tú los ritmos y tiempos para ello.
 

Cuando paseamos por la naturaleza en presencia de las rosas, admiramos su belleza, oxigenamos la mente, y podemos llegar a mejorar la salud cardiovascular, reducir la tensión o el colesterol y controlar el nivel de glucosa en sangre. También la tonificación muscular y fuerza se hacen presente, controlando el peso, aliviando dolores y mejorando la calidad del sueño.

Del mismo modo que sucede cuando las cuidamos, nuestra autoestima se ve afectada para mejor, ya que caminar por zonas naturales donde las encontramos, nos hacen ver que nos hemos marcado objetivos y metas que somos capaz de lograr, nos hace sentir mejor por ello y nos ayuda a marcarnos nuevos para conseguir. Una buena actividad puede ser plantearse recorrer nuevos jardines o zonas donde poder disfrutar de ellas, descubrirlas, y además de poner en marcha el cuerpo, estaremos descubriendo nuevos lugares y experiencias.
 

Seguridad

En la toma de decisiones, también en este aspecto, se suma la seguridad. Nos vemos capaces de ser líderes con nuestros propósitos, más fuertes y persistentes. La rutina diaria a veces nos hace olvidarnos de nosotros, por eso hacer esta actividad, es un reto que cuando se consigue, nos fortalece.
 

Relaciones

Las salidas al exterior nos dan la oportunidad de poder conocer gente, por eso, cuando estamos caminando por una zona de naturaleza repleta de las flores que más nos gustan, también podemos encontrar a personas que utilicen la misma técnica para ello y crear lazos afectivos. Se puede compartir en un futuro nuevas salidas, experiencias, hacer rutas o, simplemente, conocer.
 

Las rosas no son simplemente una flor en la que admirar su belleza, significan mucho más, ya que pueden servir de herramienta para mejorar nuestro estado anímico y físico. Cómo no, también para fortalecer las relaciones personales. Por eso, si hoy quieres empezar el cambio, proponte regalarte o regalar a quien más quieres un ramo de rosas, invítale a pasear por un jardín donde encuentres las mejores de ellas, y disfruta de todos aquellos beneficios que te pueden aportar estas preciosas flores.