ATENCIÓN AL CLIENTE

+34 621 308 421

Lunes a Viernes de 9 a 20 hs.

Las Begonias … una planta que florece todo el año

La Begonia, es una de las plantas más atractivas para uso interno o externo, bien en jardinería o decoración. Y es que esta planta destaca por su follaje, gama de colores y sus flores, pero además tiene la particularidad de estar florecida durante todo el año.

Es originaria de zonas tropicales y subtropicales de Asia, África y América. Aunque también podemos encontrarlas en montañas. Hay más de 1.500 especies en todo el mundo, pertenecen a la familia de las begoniáceas y a diferencia de la mayoría de plantas, sus flores suelen ser unisexuales (algunas son masculinas y otras, femeninas).

Son plantas de fácil adaptación y cuidado, por eso son las favoritas entre decoradores y aficionados a la jardinería. Están divididas entres grandes grupos según su tipo de raíz:

1. Las Begonias de raíces fibrosas: se caracterizan por tener la raíz fasciculadas, es decir las principales crecen igual que las secundarias. La mayoría de este grupo se cultivan en interior, aunque son capaces de aguantar el sol de manera directa, no toleran bajas temperaturas deben estar siempre por encima de los los 10 ºC y necesitan de un flujo de aire constante. Su especie más conocida es la Begonia “semperflorens”.

2. Las Begonias de raíces rizomatosas: tienen un tallo subterráneo, que cumple la función de órgano de reserva para acumular nutrientes y emite tanto raíces como brotes hacia la superficie. Requieren de una temperatura superior a los 15 ºC y las plantas de estas especies se caracterizan por su follaje. La especie más difundida es la Begonia “rex”

3. Las Begonias de raíces tuberosas: son las que tienen tubérculos similares a una patata en su raíz. Las de este tipo se caracterizan por el tamaño de sus flores, ya que suelen ser más grandes que las demás. Necesitan estar en temperaturas entre los 13 ºC y 5 ºC, además de contar con buena aireación. Evitando así, el crecimiento de hongos. La especie más utilizada de este grupo es la Begonia “tuberhybrida”.

Las Begonias y su cultivo

Hay dos formas de hacerlo, sembrarlas a partir de semillas o a partir de tubérculos. Las primeras, necesitan de más cuidado y son más pequeñas, que aquellas sembradas por tubérculos. En ambos casos, necesitan de una tierra ligera, porosa y rica en humus. Se recomienda, usar una mezcla de turba, cortezas y arena.

Este tipo de plantas, es recomendables que estén ubicadas en el interior y no expuestas al sol directo, para evitar que sus hojas puedan quemarse. Deben recibir buena aireación y luz natural, con unas temperaturas que estén entre los 15 ºC – 20 ºC y ser regadas regularmente, para así mantener cierto grado de humedad. Para este caso, lo mejor sería usar plantas de raíces fibrosas o raíces rizomatosas. Con respeto al sustrato, necesitan tener 2/3 de turba y 1/3 de mezcla de macetas sin tierra.

Hay también la posibilidad, de que sean cultivadas en el exterior pero bajo unas condiciones adecuadas y controladas. Y cuidando detalles como el sol, el aire, el agua y la sombra. Aquí lo recomendable, sería usar las plantas de raíces tuberosas. En este caso, para el sustrato debe usarse materia o turba orgánica.

De las dos formas, lo ideal es que sean cultivadas en primavera, dos o tres semanas luego de que se acabe el invierno. De esta manera nos aseguramos de contar con temperaturas cálidas y evitar las heladas o bajas temperaturas.

Las Begonias y sus cuidados

Para su correcto cuidado, es necesario tener en cuenta las siguientes pautas:

1. El terreno donde vayan a sembrarse, debe estar libre de hierbas malas y cada 20-30 días, se debe aplicar al agua de riego un fertilizante líquido para plantas de flor o de hoja, según sea el tipo.

2. Para mejorar el rendimiento, es recomendable usar turba o mezclas de materia orgánica, arena y cortezas.

3. Las flores, deben podarse cuando empiecen a perder color, de esta manera fomentamos el crecimiento de las nuevas y redirigimos los nutrientes a las partes sanas. Dando paso a nuevas flores y hojas.

4. En las sembradas en el interior, hay que evitar arañas, escarabajos y cochinillas. Esto se logra, regando de vez en cuando un poco de alcohol sobre las plantas. Y con respecto a las que están en exterior, evitar las babosas y los caracoles, colocando cáscaras de huevo alrededor de la planta.

5. A la hora de combinarlas, hay que tener en cuenta que son plantas de semisombra y necesitan humedad constante. Si quieres que resalten las flores de las Begonias, lo suyo es tenerlas con hojas verdes como la de helechos, hiedras, hostas o el boj.

Si por el contrario, se quiere una mezcla de colores se debe usar entonces plantas como las fucsias, la balsamina, la lobelia, el astibe, los pensamientos, las bergenias o el ciclamen.

0 comentarios

Enviar un comentario